OCACIONALMENTE ALGO INTERESANTE

miércoles, 30 de abril de 2008

Sofía Virgo en: El Primer Número

Rincón de los Relatos

Sofía corrió a la casa de Francisco, a dos casas de la suya, que sonaba desesperado al teléfono aunque ella corría por la ansiedad de enfrentarse a un nuevo misterio. Ni siquiera alcanzó a tocar la puerta cuando Francisco empujaba a Sofía adentro de su casa.
-Estoy desesperado – confirmaba con su actitud el tono de voz al teléfono.
-Ya, relájate un poco eso sí – insistió Sofía casi susurrando.
-¡Desapareció! ¡Mi número uno desapareció! – gritaba ignorando el consejo de la detective del barrio.
-¿Tu número uno? –
-¡El primer comic de Linterna Verde! ¡me robaron el número uno! – seguía exasperado.
Ahora comprendía Sofía porqué Francisco estab7a vuelto loco. En el barrio y en el colegio es conocido por su fanatismo por los comic y todo lo relacionado con ellos. Siempre habla de sus colecciones y sobretodo de los primeros tomos que posee.
-¿Estás seguro que no lo perdiste? – Sofía hacia la pregunta más por rigor que por real duda, ella sabía que Francisco no perdería jamás algo como el primer número de Linterna Verde.
-¡Cómo se te ocurre preguntar algo así! – recibió una merecida respuesta.
-Lo siento, esta bien. Ven, siéntate acá y cuéntame todo lo que pasó ¿está bien? – Sofía lo invitó al sillón de la sala de estar. Al fin Francisco parecía en sus cabales.
-Anteayer estaban mis amigos, Rubén y Sergio, pasaron la tarde acá. Compartimos la misma afición así nos juntamos siempre a revisar nuevas adquisiciones y a comentar cosas de coleccionistas. Ya entrada la noche decidimos quedarnos a dormir en la casa de Sergio (mi vecino de al lado). Llevábamos una hora en su casa cuando Rubén recordó que había dejado su celular en mi casa así que fue a buscarlo –
-¿Fue solo? – interrumpió Sofía.
-Si, fue solo, confiaba en él ciegamente – aclaró.
-¿Para que me llamaste entonces? Me parece el único sospechoso probable – preguntó Sofía decepcionada al ver como se desvanecía un buen caso.
-Es que eso no es todo – se apresuró en decir Francisco – media hora después que llegó Rubén, Sergio recordó haber olvidado su billetera en mi habitación – A Sofía le volvían a brillar los ojos.
-Entonces – se adelantaba la detective - ¿me vas a decir que regresó él solo a tu casa y que luego volvió? –
-Tal como lo dices pasó – confirmó el coleccionista.
-La verdad me parece una tremenda y desafortunada coincidencia sin mencionar la extraña forma en que todo pasó – Sofía estaba impresionada como pocas veces ante un hecho misterioso.
-¿Tus amigos saben que tu número uno desapareció? – preguntó intrigada.
-Si, los llamé antes que a ti para que estuviesen acá y les puedas sacar la verdad –
-¡Ah! vaya astucia, algo has aprendido – reía Sofía orgullosa de su amigo en el momento justo en que llamaban a la puerta. Los dos amigos llegaban juntos y con sus rostros tan preocupados como el de la víctima.
-¡No puedo creer que haya desaparecido el número uno de Linterna! – exclamó de entrada Rubén.
-¿Cómo fue que perdiste algo tan valioso Francisco? – preguntaba Sergio espantado.
-El cree que uno de ustedes lo hizo – Sofía hacía su aparición con agudeza y sin anestesia ante los amigos coleccionistas. Ambos se miraron estupefactos, parecían sentirse profundamente atacados.
-No puedo creer que pienses que fue alguno de nosotros – le dijo Rubén a Francisco algo sentido. El dueño de la pieza perdida sólo se paró a abrir la puerta para luego volver a sentarse en el sillón y mirar al suelo sin decir palabra.
-El esta muy afectado por el robo, hablaran conmigo – dispuso la detective e inmediatamente partió preguntando para tomar el control del caso.
-Díganme ¿ambos conocían la existencia del número uno en poder de Francisco?-
-Por supuesto que si – respondía Rubén, - es uno de los ejemplares más valiosos de la colección de Francisco y nunca nos cansábamos de verlo.
-Es cierto – corroboraba Sergio – siempre al reunirnos le pedíamos a Francisco que sacara el número uno de la caja metálica de DC Comics.
-¿Desapareció la caja también Francisco? – Sofía se volvía al coleccionista afectado quien solo pudo negar desanimado con la cabeza.
-A ver – Sofía ordenaba su mente – Francisco me contó que estando en la casa de Sergio ambos reconocieron olvidar cosas en la habitación de Francisco. Primero fue Rubén quien olvidó su celular y luego Sergio quien olvidó su billetera. ¿Ambos vinieron solos, en ese orden, por separado y por esa razón a esta casa? ¿Es eso correcto?-
-Eso es exactamente como todo sucedió – reafirmó Sergio, Sofía miraba ahora a Rubén.
-Es cierto, olvidé mi celular y lo vine a buscar. Pero eso fue todo, tomé el celular y volví a casa de Sergio de inmediato – se defendió Rubén de inmediato.
-Sergio – la detective se dirigía a él directamente - ¿puedes recordar cuanto tiempo se demoró Rubén en ir y volver hasta tu casa? –
-Mmm... – Sergio calculaba – debieron ser unos quince minutos al menos – contestó finalmente.
-¡Quince minutos en ir y volver a la casa de al lado! – Sofía exclamaba con ironía dirigiéndose a Rubén.
-Bueno yo... me demoré en encontrar el celular – respondió nervioso.
-¡Oh, vamos! – la detective lo miraba directamente a los ojos, era imposible mentirle a ella cuando se trataba de un caso de misterio.
-¡Esta bien! ¡lo reconozco! – se rindió rápidamente – encontré mi celular de inmediato, pero me detuve para mirar y hojear la revista, el número uno de Linterna Verde – se veía algo arrepentido pero no por eso no dejó de defender su inocencia.
-Pero Sergio también vino para acá y se tomó unos largos quince minutos tal como yo lo hice – acusó de inmediato. Pero en vez de responder enérgicamente pareció callarse.
-No me digas que también te quedaste un rato para ver el número uno – Sofía trataba de adivinar.
-Si, así es... – la reacción no se dejó esperar.
-¡Traidor cobarde! – y si no es porque Sofía se interpone Francisco le hubiera descargado una lluvia de puñetazos a Sergio.
-¡Cálmate! ¡Espera un poco! – la detective llamaba a la paz.
-Sergio ¿no te parece demasiado obvio? – la detective lo invitaba a confesar.
-Sofía, pareciera que yo lo hice pero te lo juro por lo más sagrado que lo devolví a su lugar – el acusado casi lloraba al verse acorralado. La detective entonces, luego de pensarlo un rato hizo una extraña pregunta.
-Muchachos – rompía un silencio que se hizo eterno - ¿Quién les abrió la puerta cuando vinieron por sus cosas? – Los implicados dudaron un poco.
-A mi me abrió la mamá de Francisco – dijo Sergio.
-También a mi – siguió Rubén.
-Ya veo ¿Ella está aquí no? ¿podrías decirle que venga Francisco? – el coleccionista no entendía la razón pero después de todo era Sofía Virgo. Trajo a su mamá a la sala de estar sin preguntar.
-¿¡Qué hacen estos mocosos aquí!? – se enojó la dueña de casa al ver a Sergio y Rubén.
-¿Por qué tan enojada señora? – preguntó Sofía.
-¡Estos chiquillos le robaron a mi hijo, ya me contó todo aunque ya me parecía! – gritaba furibunda.
-¿De verdad cree que fue uno de ellos? – quiso saber la curiosa chiquilla.
-No fue uno de ellos, ambos fueron. Mi hijo me contó cómo pasó todo y es obvio que ambos se pusieron de acuerdo para mentir – Sofía quedó sorprendida por tal teoría. Se confesó culpable de no pensar en eso antes.
-¡Vaya! tiene usted razón, es una teoría interesante pero antes respóndame una cosa ¿Por qué usted dijo “aunque ya me parecía”? –
-Resulta que esa noche durmieron en la casa de al frente y cuando voy a la pieza de mi hijo en la mañana estaba todo desordenado, comics por acá, figuras de acción por allá. Mi hijo es muy ordenado y era obvio que algo raro había pasado- la mamá de Francisco parecía una verdadera policía en ese momento.
-Muy bien. Francisco – Sofía le hablaba al afectado – debo reconocer que este caso a resultado interesantes y desafiante pero a pesar de ello ya sé donde puede estar tu número uno perdido.

Hay muchas posibilidades en este caso pero aún así Sofía parece tener la respuesta. ¿Qué será del número uno de Francisco? ¿Dónde habrá ido a parar? Amigo Lector ¿puedes responder estas preguntas antes de continuar?

-Sé cómo pasó – alardeó Sofía Virgo, - lo que no me queda demasiado claro es el motivo – miraba entonces a la mamá de Francisco.
-¿Qué me preguntas a mí? estos chiquillos son capaces de sacarse los ojos por una de esas porquerías de comics – se quejaba la señora.
-Yo diría más bien que son capaces de vender sus ojos pero no de sacarselos. Los conozco a los tres de hace tiempo y la verdad no los creo capaces de robarse entre ellos – hablaba Sofía para todos.
-Pero usted – la detective seguía mirando a la madre de Francisco – no comprendo por qué le robó a su propio hijo – a todos les cayó como un rayo ante aquella petición de una explicación, ni siquiera sonó como a pregunta.
-¡Oye niña! ¡Cómo se te puede ocurrir que le robaría a mi propio hijo! – ahora si ardía en furia la señora de la casa.
-Yo tampoco se porqué pero si sé que usted lo hizo y le diré porqué lo creo – tomó aire y empezó sus conclusiones – Sergio y Rubén admitieron que vinieron solos a esta casa, a la habitación de Francisco, a buscar algo que habían olvidado. Coincidentemente ambos se tomaron un tiempo extra para admirar la revista en la tranquilidad de la soledad. Ahora, ambos también confiesan haber dejado la revista en esta casa lo que me dejaba sin sospechosos. Hubo entonces una coincidencia más: usted les abrió la puerta y por ende sabía de la venida de ambos y su extendida estadía. En un principio su propia teoría de una colusión entre ambos, Rubén y Sergio, me pareció la respuesta lógico fue entonces cuando usted cometió el error: Dijo que a la mañana siguiente encontró todo desordenado, comics y otras cosas esparcidas por toda la habitación –
-¡Claro que si, por culpa de estos rateros! – interrumpió la ahora nueva acusada con enfado.
-¡Claro que no! – le respondió Sofía imitando el tono – lo único robado es el preciado número uno de Linterna Verde y tanto Rubén como Sergio sabían donde lo guardaba Francisco. ¿Cómo explicaría entonces el desorden de la habitación ahora?- Sofía miraba desafiante a la mamá de Francisco esperando que se derrumbara. Y así pasó, su enojo desapareció de pronto y el silencio reinó de nuevo en la sala de estar de la casa de Francisco.
-Nunca hubo un desorden – Sofía rompió el silencio con una voz llamando a la calma – usted lo inventó para inculpar a los muchachos y armar una escena de robo perfecta – terminó la detective de aclarar el caso.
-Pensé que con eso mi hijo se alejaría de estos niños – confesaba la mamá de Francisco – él ha bajado las notas y se pasa todo el día con estos niños gracias a esa maldita obsesión por los comics – cerraba así el último cabo suelto del caso.

lunes, 28 de abril de 2008

Clásicos Publicitarios

Pasillo de Cine y Televisión
En la televisión han existido programas, series, personas que quedan en la retina y el recuerdo por siempre. Y también están los comerciales, con sus frases, personajes, jingles, son capaces de traspasar generaciones y ganarse un lugar en la cultura de cada país llegando a ser mucho más que una forma de promocionar un producto. A veces incluso llegan a representar parte de la identidad de cada país. Estos son grandes comerciales de épocas pasadas y aun así se habla de ellos hoy en día.

¡Cómprate un auto Perico!, Banco Santiago (1980)
La famosa frase nunca ha dejado de ser parte del lenguaje nacional desde la salida de esta publicidad. Un hombre va en bicicleta por las calles y todo el mundo le grita ¡cómprate un auto perico! y el pintoresco perico encuentra la solución en los créditos bancarios. Este comercial marca una nueva era en publicidad de bancos, salen de esa esfera corporativa y financiera para llegar al cliente de manera cotidiana y sencilla.

Si camino no hablar, Firestone (1986)
Este es uno de los más recordados por el colectivo chileno. El indio de Firestone engañado por la suavidad de los naumáticos es ya parte de aquella época de comerciales menos fantásticos pero con una pequeña historia que contar. "Si camino no hablar, nadie venir" debe ser de aquellas frases de publicidad imposibles de olvidar.

Los hermanitos, Manjar Colún
"¡Si somos hermanos! ¡Chócale!" otra frase permanente en la memoria. Ante cualquier recuento de comerciales que haga algún programa de televisión, éste estará de seguro. Y debe estar. Estos niños que pelean por quién es más querido por su madre se zanja a que es por partes iguales porque a ambos les dan manjar Colún. La ternura de los chiquillos y el debate de que es lo que dice uno de los niños al final de la frase "Mi mamá me quiere todo esto y la luna y el sol y el ¿_______?" convierten a este comercial en un clásico de la televisión chilena.

El drama y el vino, Clos de Pirque
Más allá de este comercial, la publicidad de Clos de Pirque se caracterizó por mucho tiempo por presentar un drama tremendo, para sacar lagrimones pero que luego termina bien gracias a un brindis con una copa de Clos de Pirque. En éste un padre y un hijo tienen una fuerte pelea pero luego, en el cumpleaños del padre todo se arregla. De sorpresa aparece el hijo, se reconcilian y brindan con una copa de tinto. Memorable y sin duda llega al corazón, algo que muchos comerciales modernos intentan pero no lo logran de manera tan emotiva como en este comercial. Lo que realmente importa, va por dentro.

Bonus track, Condorito en la TV
El popular personaje de historietas y humor Condorito, el chileno más querido del país, también estuvo en televisión. Vean ustedes mismos.

domingo, 27 de abril de 2008

Mapeado Mundial

Paseando por el Boulevard

Hay un montón de estadísticas mundiales que quisieramos conocer simplemente por conocer. Dónde viven los más pobres, de que se está mueriendo el mundo, cuánto dinero hay y dónde se concentra, en fin todo ello inplica buscar y encontrarse con un listado de números y porcentajes y listados. A veces eso se torna aburrido o quizás poco original. Eso último fue lo que pensaron quienes crearon la página "Worldmapper" cuya misión ha sido representar toda estadística interesante acerca del mundo en un mapa de él. ¿Cómo? toman una medición, por ejemplo la cantidad de población infantil respecto al total, entonces aquellos países con números altos en esta estadíatica aparecerán como gigantes en el mapa mientras que aquellos con números menores aparecerán disminuidos. El mapa de ejemplo muestra la presencia del VIH en la población y se nota de inmediato la región dónde esta enfermedad en un verdadero problema. Hagan click en "Map Categories" y exploren cómo se ve el mundo dependiendo de qué es lo que se está midiendo (link en la imagen).

miércoles, 23 de abril de 2008

Cuncunas a La Luna

El Rincón de los Relatos

La canción que suena de fondo en el atareado puerto espacial: "M" de Chantal Kreviazuk.

“Reservaciones al próximo tren a la luna” sonaba una y otra vez por los altavoces del astropuerto como ícono de la nueva moda en viajes. A mí me encanta venir acá tan sólo a escuchar la canción y mezclarla con la algarabía diaria de los vuelos copados y las filas de chequeo atiborradas. Entrada la noche es mejor ver a los trenes partir. Su iluminaria es tan impresionante como su destino. Quién creería en un tren a la luna, en lugar de una nave espacial o algún módulo amorfo. Nadie salvo aquella canción.

“¡Señor! ¿Cuándo parte usted?” me preguntó una vez un niño una noche. “Hoy no niño” y me miró con el rostro de un adulto mirando a un chiquillo incauto “debería ir, es mi quinta vez y es imperdible” y se fue apresurado a tomar el tren pues tenía reservaciones para la próxima salida.

Pasaron años en que yo nunca hice reservaciones, años de escuchar esa melodía por los altavoces una y otra vez sin aburrirme nunca sin embargo. El astropuerto se hizo cuatro veces más grande y los trenes doblaron sus vagones y sus frecuencias. Se volvía tan común volar a la Luna que las serpenteantes luces de los trenes pasaron a ser paisaje continuo del cielo. Su iluminación no dejaba ver la noche. La Luna dejó de poder admirarse a simple vista.


“¡Señor! ¿Cuándo parte usted?” no era el mismo niño de hace más de tres décadas pero me lo pareció. “Parto en el próximo” respondí con mi primer ticket a la Luna en mi mano. Todo era distinto desde el otro punto de vista. El tren por dentro era monótono, gris, todos sentados esperando llegar a destino. Yo esperaba gente inquieta preguntándose como sería la Luna, desorden provocado por niños, romance en las parejas. Parecía un viaje rural rutinario más que hacia el destino más excitante en las listas de turismo del planeta.


Ni la luminaria culebreante ni el majestuoso y elegante extendido de los trenes se puede ver desde adentro. Sólo se escucha un rechinar metálico y opaco que a nadie preocupa y por las ventanas ni la sensación de velocidad se puede presentir, como si estuviésemos estáticos todo el tiempo.

“Abrocharse cinturones, alunizaje en curso”. La primera razón para emocionarse desde que reservé mi pasaje para el próximo tren. El tren se detuvo y se conectó a las puertas un túnel para llegar al astropuerto lunar. Al principio me dio la sensación de haberme equivocado porque el edificio era exactamente igual al terrestre, las mismas dimensiones, todo ubicado en los mismos lugares y proporciones y aquella música ya familiar para todo viajero lunar.

“No lo necesita señor” sonrió con una amabilidad forzada tratando de esconder sus burlas “No se ven muchos primerizos por estos años” se disculpó cuando notó su mueca evidente. A pesar de su advertencia no estaba seguro de dar mis primeros pasos en la Luna sin un traje espacial pero al parecer hace años que no se requería. Entonces escuché... o recordé, no lo sé, una parte de la canción: “No hay tiempo que perder”. Y salí disparado a la aventura espacial.
Me encontré automáticamente observando las cuncunas metálicas esta vez enfilando a la Tierra. No lo podía creer, todo estaba exactamente igual. La Luna se había transformado en una copia exacta de mi ciudad en la Tierra. El astropuerto, los edificios, las calles, la gente, el cielo.

“¿Increíble no le parece?” me dijo un sesentón parecido a mi hijo. “La Luna era una roca craterosa y ahora es un ciudadano más” y sonreía a la siga de uno de los trenes carnavaleros camino al planeta madre. Y ese mismo tren más tarde regresaría por los pasajeros que reservaron para el siguiente vuelo recordándome esa parte de la canción que todos olvidaron “¡Déjala ir! ¡Déjala ir!”

lunes, 21 de abril de 2008

Descubriendo III, Autos y Tránsito

Desván Para Pensar
Hay algunas cosas que realmente no comprendo de la gente, cosas más bien sencillas. Nada de complejidades ni mucho menos, me refiero a cosas cotidianas y absurdas y en este caso me referiré a aquellas relacionadas con los automóviles y el tránsito en general.

- ¿Por qué si hay una ciclovía a un lado de la calle los ciclistas se van por la vereda de en frente? Lo he visto muchas veces, estos personajes han luchado tanto por sus ciclovías y ahora que las tienen ocupan el otro lado de la calle. Sin comentarios.

- ¿Por qué cuando hay un taco los autos tocan la bocina? Es ilógico. Yo he estado atrapado en varios tacos y me ha pasado que el tipo de atrás se pone a tocar la bocina. ¿Qué se supone que me esta queriendo decir? estoy tan atrapado como él y definitivamente nada puedo hacer. Supongo es la combinación de aburrimiento e impotencia.

- ¿Por qué la gente llama a la marca de autos "Be'emem'bé"? ¿Se han fijado en esa imbecilidad? La marca se escribe "BMW" es decir "Be-eme-doble ve" o "Be-eme-doble u" o porqué no "Bi-em-doble u". De dónde salió entonces decirle "Be'emem'be", no tiene ningún sentido. Esto si que nunca lo voy a entender.

- ¿Por qué, si el semáforo está en pleno funcionamiento, ponen a un carabinero a dirigir el tránsito? Cada vez que hay un taco sin explicación (es decir a una hora, lugar o duración inusual) lo primero que se viene a la mente es "apuesto que un carabinero dirige el tránsito" y unas cuantas cuadras más allá está el verde uniformado. Señores carabineros: ¡por favor, dejen a los semáforos cumplir con su labor!

- ¿Por qué cuando la gente cruza por lugares no permitidos es tan arriesgada y cuando lo va a hacer por un paso de cebra es absurdamente precavida? No es mentira, cuando cruzan a mitad de la calle, por una autopista o cuando tienen semáforo en rojo se lanzan como si fueran invencibles. En cambio cuando cruzan por un paso de cebra son capaces de estar horas esperando antes de poner un pie en la calle. Esto no tiene ninguna explicación.

- ¿Por qué está de moda andar en autos gigantescos? Lo tienen todo en contra: mayor dificultad para encontrar estacionamiento, mayor consumo de combustible por kilómetro, mayor gastos en permisos de circulación. No entiendo la verdadera razón de esta moda. Creo que es una patética y desesperada forma de demostrar poder y superioridad ante la sociedad. Lo peor es que siempre anda una sola persona arriba su masificación ayuda a mayores gastos en combustibles y contaminación. Triste y realmente vergonzoso. Otros hallazgos interesantes de este último tiempo en Descubriendo I y Descubriendo II.

miércoles, 16 de abril de 2008

Errar Es Humano

Paseando por el Boulevard
La vida esta llena de esos momentos en que ocurre algo fantástico provocado por un error, una falla mínima que se tranforma en una escena graciosa o una gran equivocación se vuelve en una imagen inverosímil. Y justo en ese momento exclamamos "¡Justo ahora pasa esto y yo sin cámara para sacarle fotos!". Bueno, hay gente con algo de suerte que justo andaba trayendo su cámara para inmortalizar el momento y "The Fail Blog" recoge todas estas imágenes para poder disfrutarlas. Miles de fotografías no sólo de momentos clave sino también de otras clases de fallas como ranas en un embase de lechugas o simplemente algún descuido gracioso te darán horas de diversión ociosa frente al computador (Link en imagen).

domingo, 13 de abril de 2008

La Pareja Ideal Para Ellas

El Rincón de los Relatos

Es un clásico reunirnos a la hora de almuerzo en el Tito’s y conversar de lo que sea menos de trabajo. El tema de aquel día no dejaba de ser interesante.
- El otro día – comenzó el flaco Quezada - le pregunté a una amiga como es el hombre ideal para ellas.
- No me digas nada – le interrumpí – un tipo tierno, enamorado, amable, bueno, tranquilo, devoto a su mujer, fiel, sincero, poeta, que regale flores, que no se olvide de aniversarios... –
- ¡El príncipe azul! – gritó Wilson evidentemente exhausto de escuchar ese término.
- Tal cual – corroboró Quezada.
- No sean idiotas, eso es en las novelas pero no en la realidad – refutó Javier – eso es sólo lo que dicen –
- Pero lo dicen – le recordé – eso tiene que significar algo, no lo dirían todas si no tuviera algo de cierto.
- ¡Oh por favor! – se molestó Javier – las mujeres buscan todo lo contrario al príncipe azul en una pareja –
- Pero aun así siempre dicen querer encontrar a un sujeto ideal con estas características, como si fuera su principal sueño – agregué defendiendo mi punto.
- ¡Di-cen! – Javier me lo dijo como a un niño – entiende.
- Creo que Javier tiene razón, además las mujeres siempre se quejan de que no encuentran a su príncipe azul – Quezada tomaba posición en la discusión - ¿Cómo pretenden encontrar al príncipe si nunca lo buscan? – gran pregunta pensé en ese momento.
- ¡Acá viene nuestra respuesta! – Wilson nos indicaba la llegada de Mariela.
- ¿Respuesta para qué muchachos? – dijo antes de saludar, pues había escuchado lo dicho por Wilson.
- Muy simple, queremos saber si es de verdad que existe la pareja ideal para las mujeres. Algo así como un príncipe azul – aclaró Wilson a nuestra colega.
- Hombres – dijo en un suspiro y negando con la cabeza –
- Pero dinos, ¿no te gustaría encontrar algún día a la pareja perfecta, llena de fidelidad, comprensión, poesía, enamoramiento, devoción, y qué sé yo cuántas cosas más? – le pregunté tratando de hacer que entrara a la discusión más que asediarla con preguntas.
- Es que yo ya encontré a mi pareja perfecta – respondió Mariela y nos sorprendió a todos.
- Eso lo dices porque es tu pareja – desacreditó Wilson las palabras de Mariela.
- No es cierto, te lo puedo asegurar mi pareja actual es esa pareja ideal buscada por todas las mujeres del mundo – estaba absolutamente segura de lo que decía, se le notaba en la mirada, en la impostación de la voz, en su lenguaje corporal.
- ¡Hey ahí viene mi amor! – se exaltó Mariela justo luego de su declaración – Ahora van a conocer de quién estoy hablando – y entonces se acercó a la mesa la pareja de Mariela, la ideal.
- ¡Atención amigos! – Mariela nos presentaba a todos a su nueva pareja – Mi amor, ellos son mis colegas de la oficina, colegas: les presento a Francisca, el amor de mi vida.

jueves, 10 de abril de 2008

Mensajes No Tan Subliminales

Pasillo de Cine y Televisión

Mucho se ha discutido sobre esos mensajes ocultos dentro de la publicidad, esos que no notamos y que al parecer nos hipnotizan y nos convencen de comprar sin realmente estar conciente de ello. Pero son casos aislados, no como el comercial a continuación donde nos intentan persuadir a comprar un auto con un rostro famoso (el actor de Highlander de la época). Aunque eso es absolutamente poco importante. Fijense en las chicas de la playa, pareciera que les faltara algo. ¿Qué será?

¿No lo notaron? pongan pausa a los primeros 5 segundos y a los 11 también. ¡Disfruten!

domingo, 6 de abril de 2008

¿Emergencia de Embarazo?

Sección Hágalo Usted Mismo

Libertad. ¿Qué es? es un tema discutible en todo aspecto pero yo me he hecho mi propia definición. Libertad: Poder pensar, hacer lo que uno quiere y desea siempre y cuando esas acciones no impidan la libertad de otro. Por eso estoy con posturas como "pro-choice" donde la libertad de elección es lo más importante. Pero acá, en mi hermoso país Chile, son expertos en limitar este derecho. Hace unos pocos días un grupo de nueve jueces que tienen el poder suficiente para elegir que pueden o no hacer cerca de 16 millones de personas han tomado una determinación: prohibir la repartición gratuita de la "píldora del día después" y el uso de "la T de cobre" que también funciona como anticonceptivo de emergencia. Toda justificación se basa en que las familias, es que la educación, es que las adolecentes... yo les pregunto ¿QUE MIERDA LES IMPORTA A ELLOS LO QUE CADA PERSONA DECIDA HACER CON SU VIDA, CON SU CUERPO, CON SU PLANIFICACION DE VIDA?

Este post no es para discutir el asunto y se encuentra en la Sección de Hágalo Usted Mismo de Garbage Store no por casualidad. Aquí va una lista de los métodos en casos de emergencia.

Postinor-2, la pastilla del día despues: Píldoras compuestas principalmente de altas dosis de levonorgestrel, versión artificial de las hormonas clase progestágeno participantes del ciclo menstrual. Estas son las famosas en debate y supuestamente (no lo he corroborado) están disponibles en todas las farmacias. Simplemente debes tomar una el día despues del encuentro sexual y luego de doce horas tomar la otra píldora (vienen dos en cada caja). Su efectividad segun la FDA (Food and Drug Administration) de USA es: "si se toma dentro de las 72 después del encuentro sexual siete de cada ocho mujeres que podrían quedadar embarazadas no quedaran embarazadas".

El dispositivo intrauterino, la 'T' de cobre: Es un aparato que se coloca dentro del útero y es el método anticonceptivo reversible (si quiero tener hijos, detengo el método) más utilizado en el mundo. ¡¡El más utilizado en el mundo y aquí lo quieren prohibir!! Dentro de los cinco días siguientes al encuentro sexual, colocarse una "T de Cobre" funciona como anticonceptivo de emergencia. Este dispositivo lo pueden comprar en farmacias y también esta en los servicios públicos del país. Como anticonceptivo de emergencia (dentro de los 5 días) tiene una efectividad del 99%.

Misoprostol: Pasamos a los métodos que las autoridades nos han prohibido seleccionar (no permitido para los más diplomaticos). Este es un mecanismo de inducción al aborto así que su accionar funciona dentro de los primeras nueve semanas de embarazo. Su uso: calcular una dosis de 800 mcg de misoprostol (4 pastillas que vienen en 200mcg) colocarlas en el dedo y aplicarlas intravaginalmente y "empujarlas" lo más profundamente posible pues deben quedar en el útero. De lo contrario serán inefectivas. Su efectividad varía entre el 80% y 90% dependiendo del organismo propio y de la eficiencia al aplicar el método. ¿Qué pasa después? cuatro horas después (usualmente) debería comenzar el sangramiento y los calambres y malestares clásicos de la mesntruación. Bien aplicado no genera efectos más allá que estos. Consejos: Se puede usar via oral pero es menos efectivo y provoca efectos secundarios más severos (nauseas, vómitos, diarreas). Si sangran por más de 2-3 horas acudan a un centro médico cercano. Recomendable no hacerlo cuando estes sola. ¿Dónde conseguirlo? basta poner en un buscador "misopostrol" y saldrán decenas de oferentes. Visiten http://solucionesoriginales.blogspot.com/ donde se ofrece un frasco a $40.000.

Mifepristona: Esteroide sintético cuyo accionar consiste (para nuestro tema) en inhibir la progesterona, vital para la supervivencia del feto. Tiene múltiples funciones. Trabaja como anticonceptivo de emergencia si se ingieren 10mg dentro de los 3 días después del encuentro sexual tienen tanta efectividad como el uso de la Píldora del día después. Funciona también como inductor del aborto en apoyo al misoprostol. Para ello, y dentro de las primeras nueve semanas, se deben tomar (vía oral más vale aclarar) 600 mcg de este fármaco (usualmente vienen en dosis de 100mcg). Luego de dos días ingerir (también vía oral a diferencia del método anterior) 400mcg de misoprostol. La efectividad con respecto al método anterior aumenta a entre un 92% a 99% de efectividad con efectos secundarios similares. Consejos: los mismos anteriores más asegurarse de tomar las dosis correctas en los tiempos correctos. ¿Dónde conseguirla? busquen también en internet, encontrarán mifepristona en venta por alrededor de $50.000 a $60.000 pues deben comprarla junto con el misoprostol. Utilicen sus nombres o marcas más conocidos como RU 486, Mifeplex, mifepriston, para mejorar su búsqueda.

Hierbas Inductoras del Aborto: Corren por la cultura popular que muchas hierbas tienen el poder de inducir el aborto. Su efectividad no está para nada probada y sus efectos secundarios son peligrosos pues son métodos cuyas dosis no están del todo claras (dosis efectivas) o se ingieren a dosis tan altas que llegan a ser tóxicas para el organismo. Lo que se debe hacer es tomarlas en infusiones, lo más calientes posibles y la mayor cantidad posible (ojo, esto según el mito). Las hierbas abortivas más nombradas en los rumores son: perejil (el más común en la cultura rural), la menta, el orégano, el ajenjo, la nuez moscada (pulverizada) entre varios otros. Consejos: NO las utilicen, son peligrosas y nada se sabe de su efectividad. Si lo van a intentar no lo hagan solas y apenas sientan un malestar vayan de inmediato a un centro médico. Publico esto porque mucha gente pregunta acerca de estos métodos y así cumplo con la función de informarlo.

Yo, editor de Garbage Store, no tengo responsabilidad alguna si alguna persona utiliza estos métodos y luego se arrepiente o es vícitma de efectos secundarios graves. . Lo que sí aconsejo es no abusar de estos métodos, recuerden que existen muchas formas de anticoncepción y los planteados acá son sólo para casos de emergencia sobretodo aquellos que inducen al aborto sin duda científica alguna. No olviden que el misoprostol y la mifepristona son ilegales y abortivos así que analicen sobretodo su conciencia y moralidad antes de utilizar estos métodos. Ustedes son libres de utilizar los métodos planteados y yo soy libre de publicar lo que quiera en este blog ¡Viva la libertad de elección!

martes, 1 de abril de 2008

Ir De Compras Es Divertido

Desván Para Pensar

Desde que saqué la licencia de conducir pasé a una nueva categoría en mi hogar: el que hace las compras del supermercado. Total "a ti te gusta manejar" y entonces no me puedo negar. Yo creí iba a ser una carga, de esas cosas que terminas detestando, pero de alguna manera los supermercados se las arreglan para hacerte pasar un buen momento. ¿El destino? ¿una divinidad? ¿estrategias de marketing? no sé cuál será la razón, siempre hay como divertirse.

Un día caminaba detrás de un carro de un Líder, vagando por el pasillo de los lácteos y de pronto algo inusual me hace prestarle más atención a la música ambiente. Acostumbrado a esas tonadas empacadas y rutinarias, escuchar a Kelly Clarkson por los altoparlantes fue totalmente paranormal. A alguien le gustaba "Behind This Hazel Eyes" tanto como a mí. Aun así fue tremendamente extraño caminar por los pasillos del supermercado con una música algo más estimulante. Así terminé mis compras escuchando más temas de ella e incluso un par de Hilary Duff.

Otro de mis viajes al supermercado resultó una maldición. Recogí todo lo previamente listado y me dirigí a una caja cualquiera. Había una fila respetable e ineludible. Avanzamos un poco y entonces como un bólido pasa una señora embarazada al primer lugar de la cola. Ahí me di cuenta: un letrero arriba de la caja decía "preferencial embarazadas". Sin perder la paciencia no me moví de la fila. Estaba en una posición para nada despreciable y ya más embarazadas no iban a aparecer. Mal pensado. La cola avanza un puesto cuando aparece otra embarazada con un carro a medio llenar y se apodera del preciado primer puesto. "No puede ser tan mala coincidencia" y la fila se alargaba en tiempo pero no en extensión. Al fin me tocaba. Estaba a punto de poner el primer producto (de unos cinco que llevaba) en la cinta de la registradora cuando aparece, como salida de una película de terror, una tercera embarazada. "¡Cómo tanta guagua nueva!" me parecía increíble, insólita, absurda tanta coincidencia. Por suerte la tercera embarazada no quiso tomar mi lugar, a pesar de la insistencia de la cajera, porque vio mi pequeña mercadería y se apiadó de mí. No he vuelto a ver tanta embarazada junta y tan lejos de un hospital o un ginecólogo.

Estaba comprobando la madurez de unos plátanos cuando un tipo se acerca también al anaquel de esta fruta, me mira y me dice "potasio, puro potasio... es bueno el potasio". No sé si ya la tenía o fue producto de su comentario pero su cara parecía la de un pasivo y desquiciado sujeto. Se paseó por un rato entre las frutas y verduras comentando lo sanas que eran y alguno que otro contenido químico saludable. Contuve la risa con cierta dificultad, el asombro no lo pude controlar. Ya en la caja empiezo a escuchar a alguien susurrando detrás mio, hablando para si mismo. "¡Ah! no puede ser, como tan lento" y desde ahí sólo garabatos y de gran calibre recordando a buenas madres ajenas y despojando virginidades a otros tantos (un garabato clásico chileno, medítenlo un momento). No paraba de hablar, quejándose contra nadie y todos a la vez. Lo miré de reojo y lo único que llevaba era una lata de cerveza que debía estar muy pesada pues su cuerpo se inclinaba hacia el lado. Como tenía que envolver toda mi mercadería el tipo me ganó a la hora de salir. Lo vi caminar apenas, como si fuera a tientas. Más que seguro se dirigía a su automóvil.

El Jumbo suele ser expedito sin importar lo lleno que parezca estar. Pero, y haciendo honor a una extraña clase de suerte, justo la cajera de ese día era una "en práctica". No lo noté porque tuviese una placa diciéndolo (de hecho no la tenía) sino porque estaba su supervisora, de pie al lado de ella, enseñándole cómo usar la caja registrado. La jefa de delantal blanco decía su cajera vestida de verde parvulario "Cuando se escuche el pito es que pasó" se refería al "bip" de la caja al registrar un código de barras. "No ya pasó, lo hiciste pasar dos veces... lo vamos a restar... ¿Cómo era?, eso..." cada producto era un problema para la nueva cajera. Se veía demasiado perdida, como si fuera recién contruida. La supervisora parecía una mamá enseñando a hablar a su hija, le hablaba despacio y la cajera ponía cara de susto. "Pregunta cómo va a pagar" le soplaba a su alumna "pregunta si va a donar los tres pesos... ¡bien!". Luego venía yo y repitió las mismas enseñansas y la cajera se quejaba "no voy a poder sola" y se lamentaba profundamente. Me sentí descolocado sentimentalmente, pena, lástima por su pesar, incredulidad y estupefacción por lo difícil que le resultaba una tarea que no es tan compleja, seamos sinceros. Pero me entretuve, no perdí la paciencia a pensar de que a mi también me pasó un producto dos veces. Me parecía una situación tan particular, más por los actores que por la trama, que simplemente la disfruté y aquí la escribo para nunca olvidarla.