OCACIONALMENTE ALGO INTERESANTE

lunes, 30 de marzo de 2009

El Final De La Serie Más Grandiosa

Pasillo de Cine y Televisión

Si te preguntara acerca de la mejor serie de televisión de los tiempos actuales seguramente se te ocurren algunas como "House", "CSI", "Heroes", "24", "Lost" entre varias otras aceptables en tal categoría. Pero al mismo tiempo apuesto a que nunca han visto una de las series más impresionantes del último tiempo y sin embargo de muy bajo perfil: "Battlestar Galáctica". La primera reacción: "esa es una serie sci-fi, para geeks y fanáticos locos". Y en cuanto a eso y en cuanto a la serie hay dos cosas importantes que aclarar:

1 - Por qué Battlestar Galáctica no es una serie para geeks y fanáticos locos: Esta gente suele adorar series como "Star Trek" o "Stargate Atlantis" inclusive fans de "Star Wars" donde una de las cosas primordiales es esa acción desbordante constante o su reemplazo cuando la acción cesa, una apubullante charla técnico-científica sobre el funcionamiento de los láser y los motores hiperespaciales o sino filosofía barata sobre la galaxia y sus habitantes taxonómicamente identificados en cada serie. Battlestar Galactica es absolutamente todo lo contrario a eso y es la principal razón por la que muchos geeks deben aburrirse con esta serie. Battlestar Galactica es una novela espacial donde la trama gira en torno unos personajes psicológicamente muy bien desarrollados en torno a una trama donde la acción es secundaria al lado de la problemática política, militar y social. Una flota perdida en el espacio infinito, la humanidad reducida a 50.000 habitantes en casi 50 naves, en un mundo claustrofóbico, metálico y nocturno. Pueden pasar varios capítulos sin que siquiera una nave lance un disparo, donde todo se desarrolla en torno a la problemática del hombre común mismo atrapado en un mundo sin destino, un lugar ausente de futuro y expectativas y cada personaje encuentra su refugio en sí mismo, en sus creencias políticas, en su locura religiosa, en el alcohol y el mal vivir y en sus imaginaciones propias. A ningún geek le podría interesar realmente una serie de televisión le podría gustar una verdadera novela literaria televisiva donde existen variadas tramas secundarias que llegan a robarle gran espacio a la trama central. Deben ser unos 80 capítulos y no más de 10 centran su atención en naves disparándole a otras naves.

2 - Por qué Battlestar Galáctica es la mejor serie del momento: Al fin la ciencia ficción tiene sentido para mí en las series de televisión. Esas aburridas series donde un tipejo sentado frente a un enorme tablero se dedica a dar ordenes militares y relatar cada estúpido detalle teórico del momento jamás llamaron mi atención, las aborrezco por denigrar la ciencia ficción que, en tan pocas dosis, está seria y fantásticamente representada en la literatura. Battlestar Galáctica representa eso en la televisión, el momento de tomar en serio los relatos sobre un futuro navegando por el espacio. Esta serie presenta a personajes temporalmente lejanos pero tan familiares al mismo tiempo, son toscos, torpes, desvalidos, cometen más errores que nadie y de héroes ni hablar. Ninguno duda en hacer flotar el humano propio y llevar sus deseos personales más allá de la conveniencia colectiva: elecciones saboteadas, conspirar contra el poder, incluso debates como el aborto, el uso de armas biológicas, la xenofobia, la desigualdad social, nuestra confianza en lo automático, todo conflicto parece sacado de nuestro presente y llevado a aquella flota de seres humanos sin rumbo donde todo parece aún más notorio y decisivo. Incluso el bando contrario, los "Cylons", tienen sus propios conflictos con su identidad, su rol con los humanos, el drama de resucitar y recordar muerte tras muerte, incluso con ellos uno no deja de sentirse identificado. Todo eso agregado a un mundo repleto de mitos y religiones encontradas entre Cylons y Humanos y armas fuera de toda modernidad y dignidad (balas de acero y bombas nucleares) le dan un toque inigualable que aquellos espectadores que estén dispuestos a presenciar una serie inteligente y repleta de la humanidad más cruda y a veces miserable, esta serie nunca se les va a olvidar.

Finalmente quiero contar que el fin de semana terminé de ver el último capitulo de esta serie de cuatro temporadas y ya no tengo ninguna duda que es la mejor serie que he visto y que jamás veré en mi vida y debo insistir en que le den una oportunidad, no es una serie para pseudo-científicos clásicos de Star Trek. Battlestar Galáctica es para aquellos que desean experimentar un paseo por el espacio, un paseo donde reflexionarán sobre su propia vida, donde no podrán evitar sentirse muy a gusto y muy disgustados con cada personaje, una serie en que la acción queda muy atrás empujada por la humanidad misma, por la resolución de un mundo carente de toda esperanza. "So Say We All".

viernes, 27 de marzo de 2009

Boda Real

Rincón de los Relatos

Era un honor ser partícipe de este acontecimiento tan lleno de realeza y buen talle. Ella, Lena, distinguida, de padres condecorados, reyes sin discusión sobre todo su padre cuyo poder se demostraba en justas deportivas, su sola musculatura bastaba para hacer temblar a los competidores. Él, Reinald, también con un linaje de peso dentro de su sociedad. Se hacía valer de títulos ilustres exclusivos, suficientes para los jefes de la casa nobiliaria de Lena para aprobar la unión con Reinald. Pues la familia de la novia es quien decide.

Los arreglos se hicieron, como se acostumbra, en ausencia de los involucrados. Los dominantes y consejeros de ambas familias cenaron en una fastuosa residencia “neutral” donde se acordaron las condiciones, montos de dotes, día y hora de la celebración. Aunque en general estas reuniones son meramente amistosas porque sin discusión la celebración siempre es en casa de la novia y además quien debe por derecho cuidar a los vástagos futuros.

Llegó el día. Los carruajes de la familia de Reinald se oían llegar en un rechinar grave y golpes secos. Después de los saludos protocolares se pasó a la fase donde los novios serían presentados pues el rito exige que no se conozcan hasta el día de la alianza. Algo de nerviosismo se apoderó de ambas familias sobretodo la del novio pues de no funcionar siempre se culpaba a él y a su falta de gallardía. Pero los temores se disiparon. Bajo la luz de un sol radiante en las extensas praderas de nuestra residencia, Lena y Reinald congeniaron de inmediato. Se miraban, se examinaban, luego intercambiaron palabras que nadie se atrevió a interpretar y luego se dieron la aprobación mutua llenando el patio principal de aplausos y brindis con champagne francesa.

El protocolo obligaba a que la unión final entre los novios, su primer encuentro carnal, fuese en presencia de tres miembros de cada familia. Al ser yo el mayor de mis hermanos tomé esa responsabilidad junto a mis padres y los respectivos padres e hijo mayor de la familia de Reinald. Aquello pasó sin gran emoción como quien observa el horizonte, sin sobresaltos y todos con los rostros inmutables dejando así intimidad a la pareja quienes se amaban como nunca habían amado a nadie, como si ninguno de nosotros estuviese allí.

Dos meses pasaron y recibimos una nueva visita de la familia de Reinald, sin él como queda claro. “¡Son hermosos!” exclamó la esposa del matrimonio. “Ya saben como esto se maneja” exclamó mi madre “ustedes eligen uno a su gusto y el resto nos los quedamos nosotros”. Nunca olvidaré ese momento de separación. La señora de la casa de Reinald tomó al que a nosotros también nos parecía el más hermoso con sus tonalidades café tornasoladas y motas blancas. “¡Guau, guau!” ladraba ese pobre ahora solitario y sus hermanos en la caja de cartón le dejaban saber su cariño gritando todos los unísonos “¡Guuauuuu, Guaauuuu!” lo que a mi me pareció un adiós.

jueves, 19 de marzo de 2009

El Arte, El Lucro, La Cultura y El Crimen

Desván Para Pensar

Hace unos cuantos años detecté entre mis compañeros universitarios la casi nula costumbre de tomar un libro (me refiero a novelas, cuentos) y ponerse a leer, a disfrutar de esta arte que yo creía más común entre el supuesto círculo intelectual de una universidad. Es un tanto difícil cambiar algo así pero igualmente me propuse intentarlo y lo que hice fue mandarles a unos 25 compañeros mails con un cuento adjunto. Lo hacía uno o dos veces por semana con un breve comentario sobre el autor y el cuento que iba en cada mail. Llegué a enviar un total de 100 cuentos y aunque casi nadie (salvo 1) leyó todos los cuentos sé, porque así me lo comentaron, que todos leyeron al menos uno. Consideré aquello como un logro, un breve acercamiento de mis compañeros a la literatura. La pregunta que hago ahora es: aparte de curioso ¿con qué otros adjetivos calificarían esta iniciativa? ¿Se les vino alguno a la mente? varios seguramente pero apuesto a que ninguno se le ocurrió pensar en este: CRIMINAL.

Antes de seguir vean este video y sigan algunos link a continuación:

SACADO DE http://www.nosoydelincuente.cl/



Una acotación a este video: la canción del "cumpleaños feliz" acá mencionada es de dominio público (link)

Información general acerca de los planteamientos para una nueva ley: Vía Cooperativa.cl

Crónica sobre un arreglo "secreto" entre gobierno y SCD (Sociedad Chilena de Derechos de Autor): Vía Cultura Digital

Opinión e implicancias del proyecto de ley propuesto por la SCD: Vía Elnortero.cl

No deja de ser interesante para debatir el tema y lo primero que habría que reconocer es en lo excesivamente proteccionista que es esta ley con los autores. Es increíble llegar al punto donde el llevar música en el ipod o traducir un texto a voz para los ciegos sea no sólo ilegal sino hasta un crimen castigado con presidio. Uno podría decir "los autores tienen derecho a proteger sus obras" pero ¿a tal extremo? ¿tanto como para que una fotocopia sea causa para intentar enviarte a prisión junto con ladrones, violadores y asesinos? Y yo que siempre vi a la cultura como una especie de derecho, un bien que debíamos compartir con todos y entre todos.

Es cierto: bajar música gratis de internet no es un derecho por el cual se deba luchar. Pero fotocopiar una hoja de un libro de estudio que costaría un par de decenas de miles, poner sobreprecio a todo producto susceptible a servir para piratería (desde CD vírgenes hasta servicios de internet), no poder compartir un poema con otra persona o un cuento como lo hice yo y que más encima estas reformas se hagan sin escuchar a nadie y que además las tarifas de reproducción las fije la misma SCD y sólo la SCD, todo esto si es una causa para preguntarse al menos ¿qué está pasando acá?

Snif! ¡Snif! ¿qué huele así? es un olor vago, fétido que se oculta tras miles de inciensos encendidos y cada uno sostenido por un sujeto escondido tras sus propios humos. Me acerco a ellos mientras respiro aquella densidad abrumadora. Veo a uno y esta sentado en el suelo garabateando algo sobre un papel amarillento. Se da cuenta que estoy ahí y me dice sin mirarme -soy un artista- y le pregunto -¿creando una nueva obra?- y entonces me mira fijamente y como un palmetazo me llega su olor real, a billete viejo y manoseado, a puñados de monedas oxidadas. -¿una obra? muchacho ingenuo. Los artistas, de hoy en adelante, nos ganaremos la vida como leguleyos de chaqueta y corbata, empresarios de la cultura- y se acerca el incienso a la nariz y jala su humo con una aspirada violenta, necesita creer que aquél es su aroma"

Los músicos chilenos le echan la culpa al internet por vender tan pocos discos. A lo mejor deberían preguntarse si son tan buenos como para vender discos. Los escritores le echan la culpa a la piratería por vender tan pocos libros. ¿Y por qué no luchan entonces por bajar el impuesto a los libros? El mundo ha cambiado señores, para siempre. La tecnología no se irá, evolucionará más bien, cada vez será más y más la necesidad y facilidad de la gente para intercambiar cultura en sus diversas manifestaciones. Y es tan fantástico. El mundo esta conectado en vivo y cada vez con mayor facilidad. Y hay intercambio de ideas, de cultura, de información, de lo que quieras, cada vez con mayor fluidez. Y acá, nuestros artistas, nadando contra la corriente de una enorme cascada. ¿Por qué no utilizan sus mentes creativas en inventar nuevas maneras de vender sus obras en vez de convertirse en simples gestores de la ley y recaudadores de impuesto?

domingo, 15 de marzo de 2009

¿Mejores Que Los Animales? ¿Nosotros?

Desván Para Pensar

Esa discusión de moda sobre si los seres humanos somos o no superiores al resto de los seres vivos, especialmente el resto de los animales. De tanto escuchar esa pregunta me la hice yo mismo y finalmente me respondí: ¿Cómo podríamos ser superiores a los animales? nosotros sólo somos seres que son capaces de imaginar, inventar, planificar el futuro, cuestionar el mundo exterior y la existencia propia, crear y desarrollar un lenguaje, aprender y enseñar, racionalizar y expresar los sentimientos, generar empatía con los sentimientos externos, controlar nuestros instintos, tener curiosidad e investigar, utlizar la abstracción para entender cualquier fenómeno, seleccionar y tomar desiciones, solucionar problemas a través de técnicas cognocitivas, evaluar y planificar el futuro, sentir deseos y ambiciones, hacer cosas sólo para divertirse y disfrutar, tener sentido del humor, practicar el ocio, analizar y medir fenómenos externos, soñar despiertos, opinar y discutir, tener sentido de la justicia, poseer sensibilidad hacia la estética, vivir bajo contrucciones arquitectónicas, cosechar y conservar nuestros alimentos, tener interés por lo más allá de lo útil, ser altruistas, crear y entender abstacciones como las divinidades y el arte, cuestionar el final de nuestra existencia y lo que sigue después, utilizar la arquitectura y la ingeniería, reciclar y reutilizar, tener conciencia de lo privado, comprender y criticar este mismo texto... no somos nada aparte de eso. ¿Superiores nosotros?

PD: No habría nada más satisfactorio para mí que alguien comentara este post destruyéndolo en críticas y comentarios apuntando a lo tremendamente errado de este párrafo.

viernes, 13 de marzo de 2009

Sofía Virgo y Su Desaparición Temporal

Rincón de los Relatos

Por estos días he mandado a Sofía Virgo y algunos de sus casos a participar en un concurso literario. Aunque las bases no dicen nada sobre publicaciones en blog Sofía Virgo igualmente estará fuera de publicación hasta que me avisen que no gané el concurso. Apenas vuelva prometo nuevos y mejores casos.

jueves, 12 de marzo de 2009

Placer Manual y Los Matinales

Pasillo de Cine y Televisión

Esta mañana miraba televisión deambulando por los poco diversos canales nacionales. Notas en las calles, el análisis de la farándula de turno, consejos para la dueña de casa, hasta las 9.00 de la mañana todo iba como siempre. Me detuve en el canal 7 mientras un grupo de mujeres se reunía frente a la pantalla dispuestas a hablar sobre "Maridos que pierden el deseo sexual por sus esposas". Supongo, pensé con orgullo nacional, que nuestro país ha avanzado lo suficiente como para hablar de esto dando las 9.30 de la mañana. Contaban un caso real para luego dar paso a las panelistas compuestas por actrices, expertas y los dos animadores. El reloj marcaba las 9.45 y el debate se centraba en cómo devolverle el deseo sexual al cónyuge cuando una de las invitadas lanza una solución alternativa de tal agudeza que me dejó atónito: "la masturbación es una buena alternativa de desahogo". Las demás asintieron en el acto y se desenvolvían bastante bien en el tema. Yo estaba asombrado por esta liberación de los medios aunque sólo por asegurarme volví a mirar mi reloj para asegurarme que no eran las una de la noche. La conclusión de inmediata: los canales nacionales están autorizados para transmitir contenidos adultos desde las 10 de la noche. Y seguían hablando y disfrutando el tema como si discutieran la receta para el postre del día.

Cuando dejaron el tema cambié de canal y de casualidad terminé en el canal La Red donde una señora comenzaba a contar una anécdota divertida. Ella vive en un condominio cerrado de casas y su nuevo vecino tiene la costumbre de regar el patio ya sea desnudo completamente o tapándose con una bata totalmente abierta. Una situación graciosa, pícara e inusual. Y mientras se discutía que se podía hacer en términos legales la conductora de ese matinal se manda una pregunta indescriptiblemente genial: "yo te quería preguntar... igual es un poco difícil pero quiero preguntar..." dudaba pero continuó "... él, cuando está desnudo en el jardín... ¿se masturba?" Creo que no paré de reir en varios minutos al igual que el resto de los rostros del programa mientras la señora, sonrojada en su voz, decía "¡Ay, pero cómo se le ocurre eso! ¡No cómo, ay!". Y yo pensé "parece que es cierto que los matinales se espían las temáticas del día, hoy lo he comprobado con plena certeza".

domingo, 8 de marzo de 2009

En Vías De Desarrollo

Desván Para Pensar

Cuando hablan del país y su famoso estado de "en vías de desarrollo" es algo fácil creerlo cuando quienes lo dicen se respaldan en bellas cifras económicas por sí solas y fantásticas al compararlas con los vecinos. Pero al salir a la calle te tropiezas con la realidad, con la verdad. Ayer me pasó camino a buscar a mi prima al terminal de buses manejando a través de esa futurista infraestructura vial donde con un "bip" te cobran el peaje. Increíble hasta que das un vistazo a los costados. Miles de departamentos amontonados en edificios pequeños, calles sofocadas de tierra y pestilencia, murallas firmadas por el vandalismo y la delincuencia, rejas y candados por todos lados, rostros abatidos, conformes y sometidos.

Mientras el moderno portal con cámaras de vigilancia me volvía a cobrar ($147 como me advertía una pantalla) se veía una procesión de personas de ropas reutilizadas esperando la micro que ya había tardado demasiado en llegar. Justo ahí me tocaba salir de la autopista y me tope con los personajes típicos de toda esquina importante. El hombre de los helados muerto de calor, el mendigo de barba deshilachada y estropajos diez tallas menos que su porte, el tipo que te limpia los vidrios paseándose entre los autos y maldiciendo porque nadie quiere sus servicios. La radio y su economista invitado seguían hablando de un país fuerte, moderno, anti-crisis. Me estacioné en el terminal de buses y me dirigí a los andenes a esperar a mi prima cuyo bus llegaría atrasado.

Me encontré con el clásico paisaje que de vez en cuando nos muestran en la televisión. Los mismos rostros que vi en las calles, la misma gente que vive en aquellos departamentos minúsculos, todos ellos esperaban un bus sentados sobre sus bolsos temerosos de cualquier extraño que pudiese tomar una oportunidad para robárselos. Otros esperaban sentados en bancas a algún familiar del sur, con el semblante somnoliento, harto de esperar pero en una actitud de resignación ya ensayado de memoria. Fue entonces cuando el país en desarrollo se me vino a la mente y reí "a lo mejor no puse atención y siempre hablan de otro país" pensé mientras veía a señoras con miles de bolsos dirigirse a tomar la micro mientras observaban los taxis con un deseo casi prohibido. "Si escucharan al economista de la radio se ofenderían por la burla" me dije sin reírme. Justo en ese momento los parlantes del terminal anunciaban con voz femenina "se recuerda a los señores pasajeros que los andenes 22 a 35 son de llegada" un aviso rutinario e inadvertido por la mayoría. Fue a continuación cuando el país en vías de desarrollo de los números económicos surgió para burlarse del país y gritarle por los altavoces "too all passengers, we inform that the..." y miré cara por cara a las personas del terminal cómo escuchaban aquél inglés insípido con unos deseos irrefrenables de entenderlo, ojos llorosos entre el sueño y por el golpe de aquella realidad que los lanzaba hacia los andenes más abandonados y descuidados del terminal.

domingo, 1 de marzo de 2009

Informe Vacacional I: Los Monitores

Desván Para Pensar

Casi todo el mes de febrero significó salir de vacaciones para mí. Visité mares, lagos, campos y también parientes. Tomando eso hay varios eventos significativos que ocurren durante las salidas a algún lugar turístico, uno de los primeros que me tocó fue vivir la experiencia de soportar a los seres más controversiales de cualquier vacación: los monitores de actividades.

Estos personajes son típicos de complejos vacacionales con muchas cabañas o de hoteles de alto precio aunque no importando dónde se encuentren, siempre termina uno haciéndoles el quite. Esta vez eran dos monitores, el típico de gafas, gorra promocionando el local (inútil como estrategia publicitaria porque ya compramos el servicio) y de estilo soberbio y voz de mando, como si fuera el mejor de por ahí. Y está el otro, el seguidor, el que si organizaron un bingo reparte las papeletas y si organizaron un juego en la piscina instala desde un par de arcos hasta los gorros de colores para los niños.

Pasando los días, generalmente uno, ya cuesta soportar esa energía potente y falsa que le dan a cada actividad "¡Quién se incribe para el voleyball!" dice el de gafas con una autoridad difícil de rechazar. Y cuando dices "no" viene lo peor: el cargoseo. "Pero amigo si todos vamos a jugar" y te toma el brazo mientras habla por un micrófono "¡Gritemos todos para que se una!". Humillación pública en un lugar donde vas a vacacionar. ¿Cómo no detestar a estos tipos?.

Aunque hay peores entre los malos. En una ocación un grupo de monitores invitaba a todas las cabañas "A una entretenida fogata nocturna bajo las estrellas" porque el lugar era bien campestre y rústico. Llegada la noche estabamos todos los pasajeros ahí, alrededor de la famosa fogata cada uno con un marshmellow (y no habían más) y cuando uno esperaba que los monitores contaran alguna historia de terror predecible o se pusieran ha cantar con guitarras uno de ellos dijo: "¡Ya! ¿Quién se cuenta un chiste?" y un silencio largo e incómodo prosiguió. Uno nunca espera divertirse con los monitores pero que logren aburrirte de adrede, eso ya es demasiado. Al día siguiente ni hablar de tan siquiera pasar cerca de ellos.

En conclusión: de entre todos los personajes que uno se puede encontrar en las vacaciones, los monitores de actividades están lejos entre los más detestables.